Gira Artística Orquesta Juvenil, Domingo 16 Sep. 2018

IMPRESIONES AL CAMINAR

VIDA DESAFIADA
¡Qué valiosa la vida cuando uno se permite mirarse con honestidad y sinceridad!
Vivimos momentos emocionantes en el centro de memoria. No se necesitaba mucha explicación para comprender el complejo arquitectónico. Toda la edificación bajo el nivel de la  tierra.¿Qué querrá decir?
¿El hombre perdido?
¿El hombre escondido?
¿El hombre al acecho preparando el asalto?
¿Esperanza sepultada?
¿Tierra que se prepara para dar fruto?
Realmente un lugar donde la memoria da oportunidad a una sociedad en conflicto.
En un muy buen llevado diálogo nuestros jovenes interpretaron sus impresiones. Las memorias de cada uno lograron cruzarse con la vida que vivimos en común.
El centro de memoria: no un museo, un verdadero punto de desafío.

   

VIDA CON BRILLO
«La vida vale oro».. un dicho popular. Y en el museo de oro percibimos como el oro como metal sirve para interpretar la vida. Desde miles de años trataron los pueblos originarios de nuestro continente dar forma visible a la dignidad del hombre, sin intenciones de acumular riqueza terrena. El brillo del oro era símbolo de la maravilla de la vida, la verdadera riqueza.
Mi pensar de observador: ¿habria entendia Fray Pedro Simon esto cuando comentaba el año 1623 en una misiva lo siguiente: «no había indio ni mujer..que no tuviese joyas, orejeras, gargantillas, coronas, bezotes,pedrerias finas y bien labradas.Las muchachas todas traian al cuello cuatro o seis moquillos de oro»?
UN ARTISTA DESPIERTA LO ESCONDIDO EN EL INTERIOR DE CADA UNO
¡Cuantas veces uno camina por los pasillos de un museo lateado mirando por un lado a otro, viendo centenares de cuadros o figuras..y al final viendo nada!
Suerte nuestra: un verdadero actor-artista nos cautivo en dos horas de caminata por este museo de oro. Los objetos en las vitrinas comenzaron a vivir con las explicaciones de este caballero. Todo en él era comentario: sus palabras, su canto, su sonrisa,sus manos, que sin parar cortaron con suma rapidez por medio de una peququeña tijerita de cartoncitos las figuras de los simbolos de oro en las virtrinas.¡Único!
En mi larga vida he visitado muchos museos pero nunca gocé con tanta alegría una visita de un lugar donde todos solamente miran cosas de mundos pasados, un tanto extrañados y con comentarios como: «que lindo.. que interesante..oh… ah…increible…bacán… y expresiones parecidas.
Mi parecer bien humilde y bien personal: por medio de las explicaciones de este guia talentoso el pasado se hizo presente como algo real en la propia existencia. Un momento místico en un museo.
  
UNA HADA
¿No cree en las hadas? Dicen los muy modernos que no existen y piensan ser inteligentes con su opinión.
Pero yo insisto: sí, las hadas existen y yo vi una con mis propios ojos. Cierto, a las hadas no les agrada que una la descubra, pues actúan en lo escondido y siempre hacen un bien, no pueden de otra manera. Cuando uno tiene un problema, la hada socorre silenciosamente, cuando el estómago hace ruido la hada suaviza con un dulce, cuando el hambre es mayor ofrece simplemente un pan con queso…y nuestra hada en el camino no abandona el botiquín con remedios suavizantes. ¿Y?
¿Aparece una hada en nuestro viaje? Abran los ojos, la pueden ver, aunque no es muy alta, es muy solicita. Hasta un nombre tiene nuestra pequeñita. Hada se escribe con «h». Nuestra hada borró esta molesta «h» e inició su nombre simplemente con «a» y susurró: llámame Adriana..pero no se lo digas a nadie, para que pueda seguir haciendo el bien a escondidas. ¡¡¡¡Hadas existen, ahora lo sabes!!!
UNA MONTAÑA DE SAL
Cuando en el mercado se compra un kilito de sal luce el contenido blanco como la nieve. Gran sorpresa: aprendimos que la sal es negra….ni rastro de color nieve.Llegamos a este lugar con la sal negra y en las minas de sal, centenares metros debajo de la tierra, entre la inmensa roqueria de sal convirtieron las melodías de nuestros instrumentos los cristales salinas en brillantes. Hay que experimentar esto en vivo y directo para comprender esta mística.
Un día inolvidable en la localidad con el nombre Zipaquirá. ¡Búscalo en el mapa!
  
UN CIELO GENEROSO EN LLUVIA
Poco suena en nuestra zona de Osorno el nombre de un pueblito con el nombre IZA. Una pequeña villa, las casitas con techos de tejas rojas, de puertas bajas, las paredes brillando aun con lluvia torrencial con su blancura…y ningún graffiti molestando al visitante. A las 21 hrs. en las calles angostas ya no circulaban vehículos. Solamente nuestro largo bus intentaba dar la vuelta en las curvas angostas.»Se opusieron las veredas y los techos bajos». Ahí quedó la técnica agrandada. El bus no pudo seguir. El eco de nuestras voces interrumpió el silencio y anunció la llegada de la orquesta.
Y pensando que este pueblito estaria «medio muerto» nos equivocamos totalmente. En un pequeño centro cultural en medio de la placita nos saludó un grupito de jóvenes bien despiertos con melodias enérgicas desde sus trompetas, flautas, trombones, clarinetes y tambores.
¡Qué sorpresas desde los pulmones!
Cariño de un pueblo que se vió honrado por la visita de Chile! Un ejemplo enorme de cortesia. Todos quedamos muy emocionados. Olvidado fue el mal tiempo, la lluvia, el viaje cansador.
El amor venció todo.
GENIAL
Uno se imagina que entre los instrumentos existe mucha «competencia».Sonidos fuertes y suaves se cruzan y compiten. ¿Cómo se equilibra esto? Esto logra únicamente un buen maestro. ¡Y los hay!
En apenas dos horas «dominó» el talento del maestro Don Aliro las miles de notas para que la competencia entre los instrumentos no estallara en «una guerra».
Armonia fue el lema y los instrumentos se abrazaron,dijeron «paz» y nació una orquesta nueva entre vientos y cuerdas:listos para un concierto en una iglesia. Y asi fue. Se unieron en una sola orquesta,los jóvenes de Iza y de Osorno y sorprendieron con un tema en conjunto. Un maravilloso logro después de un intenso ensayo en la mañana de sábado.
UN HIGH LIGHT
El concierto de la tarde. El lugar mas espacioso del pueblito: la iglesia. Y el curita, el padre Luis, abrió las puertas para que los fieles gozaran de la música. Y muchos llegaron para dos horas de música y los aplausos mostraron su contento.
Y se pueden imaginar que en un acontecimiento tan importante hizo su presencia en medio de los espectadores y músicos el infaltable perrito del pueblo. Con «calma de autoridad» se acostó delante del público y se perdio en un profundo sueño…ni los aplausos de la entusiasta comunidad lograron despertarlo. ¿Y que nos indica esto? ¡Que no hubo disonancia en estas horas!
Todos vivieron un momento de felicidad.
P. PETER