Visita del maestro colombiano Ramiro Caro Gómez al Colegio Artístico Santa Cecilia.

 Sonidos y acordes colombianos en el CASC. 

El  Colegio artístico Santa Cecilia  recibió durante los últimos días de abril y  el mes de mayo  la  visita del  colombiano  Ramiro Caro Gómez, licenciado en  Estudios Principales de Pedagogía Musical – Universidad Pedagógica Nacional-  y especialista en Arte y Folklore – Universidad del Bosque – Colombia. Quien trabajo como docente de Educación Musical durante  35 años en su país. Su formación musical  estuvo orientada desde las bases psicológicas de Edgar Williens – músico belga,  quien nació el 13 de octubre en 1890 y murió el 18 de junio en 1978. – La  propuesta pedagógica de Williens  se basaba en la formación de los niños  desde sus  primeros  años de infancia, a partir del desarrollo sensorial, auditivo, vocal y de coordinación psicomotriz.

Entrevistamos al profesor Ramiro  Caro  y nos contó  cómo antes de los 90s en el sistema educativo colombiano se impartía  la clase de música como parte del área de educación estética pero que  a partir del año de 1994 en el que se promulga la  Ley General de Educación No 115   se planteó como objetivo que: “La educación es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes.” Por tanto a partir de esta ley el currículo educativo colombiano permitió que  estudiantes de educación básica y media recibiera las materias artísticas de forma general en la que se incluyeran a todos los estudiantes.  Sin embargo este nuevo escenario  género retos y desafíos para los docentes de las áreas artísticas que debían  trabajar por igual tanto con estudiantes con aptitudes como con aquellos que no las tenían.   El maestro Ramiro Caro vislumbra que su proceso pedagógico dio resultados positivos. Pese a  que debió trabajar en escenarios vulnerables y de extrema  pobreza  percibe que sus alumnos mejoraban en audición aplicando la discriminación tímbrica. Evidenciaban afinación tomando la imitación de frases melódicas y canciones. Desarrollaban coordinación psicomotriz  mediante ejercicios de expresión corporal.  Permitían la socialización a través de la conformación de grupos corales   e instrumentales,  dentro de su técnica trabajaba la homofonía  y la polifonía a nivel coral  e instrumental. Dentro de los resultados  que destaca el maestro Caro,  está  el reconocimiento de un  trabajo que  permitió que jóvenes con baja  autoestima y problemas psicológicos  se sintieran reconocidos, superando sus propios estados anímicos.

Su trabajo fue incluyente, sin discriminación  buscando siempre  que sus estudiantes se sintieran reconocidos. Trabajo con estudiantes de capacidades diferentes y con necesidades especiales permanentes; quienes  llegaron a interpretar temas  musicales  en la flauta dulce, la trompeta y la guitarra, participando en agrupaciones de música instrumental. Su  quehacer pedagógico siempre estuvo  pensado en que somos  seres sensibles  e inteligentes con múltiples capacidades,  siempre abiertos al conocimiento.

El maestro realizó durante su instancia en el Colegio Artístico Santa Cecilia algunos talleres en el Colegio Campus y reconoció en el proyecto educativo del CASC una  propuesta pedagógica estructurada de gran impacto para el desarrollo socio cultural de Chile y de América Latina. Quedo admirado con el trabajo académico y artístico en las aulas. Se maravillo con la variedad en el banco de instrumentos y nos contó que por primera vez  veía  instrumentos de la cultura Mapuche como el kultrun.